Augepng sin fondo

Auditar: otro camino a la innovación

Por infortunio, el fraude es un común denominador en las distintas frecuencias cotidianas. Lo que debería ser aún más recurrente son las medidas para identificar estas contundentes fallas. Desde la Revolución Industrial se ideó una medida orientada a verificar y evaluar los procedimientos de la hasta entonces naciente idea de empresa. A esta disposición se le conoce hoy como auditoría. 


2014-04-08 00.11.31


 Este proceso no consiste en reprender con tono inquisidor. Tampoco se trata de la antesala a los despidos masivos. Ni mucho menos representa un obstáculo para el funcionamiento de un proceso habitual. La mala reputación de las auditorías en el campo organizacional puede obedecer a una profunda metodología terca y prejuiciosa, que evita comprobar su efectividad.


 Al contrario de lo que puede pensarse, este sistema de evaluación no está diseñado para detectar errores. La misma evolución del mundo empresarial, trajo consigo la necesidad de un consejero vital para encontrar el punto de foco corporativo y el camino hacia la estabilidad. “Muchas organizaciones han ido a la quiebra por no contar con un auditor que detecte inconsistencias oportuna y permanentemente”, sostiene Luis Alfredo Patiño, auditor interno de la UPB.

 

Sin embargo, muchas compañías evitan ejecutar o contratar equipos de auditoría porque aseguran que esta implementación acarrea complejas técnicas y más trabajo para sus empleados. Esta visión difiere con la de Ruth Mery Cano, auditora en formación, quien afirma que “no es más carga laboral, es optimizar para hacerlo todo más productivo”.


Para Patiño, el proceso de auditoría ha tenido una transformación. Primero el aporte era más policivo, ahora son un apoyo a la alta dirección. Este cambio condujo a que pasara de ser una operación contable a ser un equipo integral de profesionales que puede intervenir en sistemas operativos, administrativos, financieros, comunicativos, gerenciales, normativos y demás áreas encaminadas a cumplir los objetivos de las organizaciones. 

 

El docente William Osorio Duque resalta el papel de la formación en temas de calidad. “Es importante para los estudiantes y profesionales para crear estrategias de conocimiento y mejoramiento para  identificar procesos que pueden cambiar para generar innovación”, afirma. A su posición se le suma la necesidad de conocer el funcionamiento de la táctica a evaluar, lo que implica que el área de conocimiento no debe impedir el interés por las auditorías.

2014-04-08 00.03.37


Actualmente la Universidad Pontificia Bolivariana oferta un programade certificación en competencias de este tipo. “Las personas inscritas tienen la capacidad de planear, hacer listas de verificación y asistir a las compañías para verificar procesos, productos o sistemas de gestión”, explica Ibet Bustamante, directora de la unidad AUGE orientada a la transformación empresarial.


Este programa consta de 5 etapas, lo que lo hace un proceso de formación único que incluye pruebas de aptitud, actitud, conocimiento, simulacros, tutorías y experiencia directa en el campo de las auditorías. La generación de estos espacios instructivos es esencial para la creación de público consciente de la necesidad de, además de controlar y evaluar riesgos, identificar las fortalezas de la nueva orbe emprendedora. 

Noticias de Interés

Boletines y Memorias